Love…marks

Es verdad que cualquier plan estratégico de una empresa con afán de cumplir su Yo podría ser aspira a posicionarse en el top of mind de su público, a repartir amor construyendo ese mecanismo en la persona capaz de crear chispa, de construir emociones a partir de experiencias comunes.

Según Kevin Roberts (CEO Mundial de Saatchi&Saatchi) “En cuanto tu posicionamiento va más allá de la razón (top of mind) , llega a la mente y a tu corazón, generando una conexión, un vínculo de afinidad tan grande, que logra que los consumidores tengan una lealtad incondicional hacia la marca. Esto permite que las grandes marcas sobrevivan en el tiempo”

El concepto de amor, -afinidad entre seres- implica afecto, respeto y apego a algo o alguien. Teniendo en cuenta que la misión, visión y valores que forman la personalidad de una marca (un carácter construido en torno al consumidor y a los factores externos) tienen como objetivos atraer,  fidelizar y enamorar  en una sociedad globalizada y a un individuo que casi seguramente recibe más inputs de los que es capaz de procesar, resulta increíble que existan consumidores que trasladen ésta potencia a un sello físico.  Parece que ésta es la era del consumidor enbobado por su marca, a la que toma como preescriptora de su propia presonalidad. Pero los hay, y más de los que parece.

Pirotecnia de logos.

Pero no deja de abrumarme..¿hasta qué punto es positivo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: